Thursday, May 23

La importancia de la detección precoz del ACV: cómo reconocer los síntomas y qué hacer para prevenirlo

¿Qué es un ACV? Recomendaciones para evitar el ACV

El periodista Eduardo de la Puente fue hospitalizado en las últimas horas tras sufrir un accidente cerebrovascular. Cuál es la sigla y el acrónimo que permiten detectar los signos de alarma y 10 recomendaciones para evitar esta patología, que afecta a 14 millones de personas en el mundo al año

Eduardo de la Puente- Periodista

En las últimas horas, el periodista Eduardo de la Puente confesó, mediante un video, que debió ser hospitalizado luego de sufrir un accidente cerebrovascular durante el pasado fin de semana. “Ayer sufrí un ACV. La saqué bastante barata por suerte. Pero bueno, por unos días voy a estar fuera del juego”, afirmó el conductor de 60 años al brindar detalles sobre su estado de salud. La patología que afectó al comunicador impacta en, aproximadamente, unas 14 millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En ese sentido, aseguraron que de este total, unos 5 millones mueren y otros 5 millones quedan con una discapacidad permanente. “Es la tercera causa de muerte y la primera de discapacidad en el mundo. Por cada ACV sintomático, se estima que hay 9 ‘infartos silentes’ que impactan en el nivel cognitivo de los pacientes”, advierte un trabajo publicado en 2020 por el Ministerio de Salud de la Nación.

En Argentina, se estima que alrededor de 120.000 personas al año sufren un ACV, de las cuales 40.000 mueren. “Es una de las primeras causas de muerte y discapacidad. Según el estudio de carga de enfermedad realizado por el Ministerio de Salud, la enfermedad cerebrovascular representó la segunda causa de años de vida perdidos por muerte prematura (4,8% del total en hombres y 6% en mujeres), siendo además la segunda causa de pérdida de años de vida ajustados a discapacidad en hombres y mujeres, solamente detrás de la enfermedad coronaria”, agregaron en el trabajo.

La batalla contra el ACV en Argentina: alrededor de 120.000 personas sufren este flagelo anualmente, con 40.000 casos resultando fatales, según estadísticas nacionales. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Asimismo, de acuerdo a un informe de Comisión de Neurología WSO-Lancet se prevé que la mortalidad mundial por ACV aumentará en un 50% y se cobrarán 9,7 millones de vidas al año para 2050. El informe afirma que el accidente cerebrovascular es la segunda causa de muerte, la tercera causa de discapacidad y una de las principales causas de demencia en todo el mundo. Y destaca: “Es alarmante que la incidencia de accidentes cerebrovasculares esté aumentando en personas jóvenes y de mediana edad (es decir, menos de 55 años) a nivel mundial”.

Ante este panorama es esencial reconocer los síntomas para poder actuar de forma precoz, advierten los expertos. En ese sentido, para detectar los síntomas, se han desarrollado diferentes siglas con el objetivo de que la población pueda identificar los signos que son señales de alarma. Una de ellas es la llamada “HaBraSo”, impulsada por la Fundación INECO, que se traduce en habla, brazos y sonrisa, mientas que es denominada como chequeo R.A.P.I.D.O., según Federación Argentina de Cardiología (FAC), en la que cada letra indica un aspecto afectado durante estos episodios.

Qué es un ACV

La iniciativa “HaBraSo” y el chequeo R.A.P.I.D.O.: estrategias clave impulsadas para facilitar la identificación temprana de los síntomas del ACV y actuar rápidamente. (Imagen ilustrativa Infobae)

Para decirlo de una forma sencilla, el ACV es una obstrucción ruptura en los vasos sanguíneos del cerebro que impiden el correcto flujo de sangre y oxígeno. “Es importante saber que en más del 90% de los casos se pueden prevenir. Y, aunque tiene mayor prevalencia en los mayores de 65 años, el ACV no perdona: puede afectar a toda la población”, indicó a Infobae el doctor Pedro Lylyk, referente internacional en el tratamiento de ACV (stroke) y Presidente de la Fundación Argentina Contra el Ataque Cerebral.

En palabras del experto, cuando aparecen los síntomas, es esencial actuar con celeridad, ya que las estadísticas revelan que, durante los primeros 150 minutos (4 horas y media) después de un ACV, cada minuto sin atención médica resulta en la muerte de aproximadamente 2 millones de neuronas. “Se debe pensar que hay un ACV agudo y hay pequeños ACV que se van formando en el cerebro de la gente y llevan a lo que llamamos un ACV crónico, que provoca en muchos casos un declive cognitivo muy importante”, agregó el Presidente de la Fundación Argentina Contra el Ataque Cerebral.

“Se debe trabajar en la prevención del ACV, por ejemplo, si tenemos hábitos de nutrición saludables desde edades tempranas, si activamos nuestro cuerpo en movimiento, ya sea con deportes, con bailes, con actividades físicas favoritas, si tenemos controles médicos seriados y a tiempo, si evitamos las sustancias perjudiciales, como el consumo de cigarrillos, alcohol, y drogas, ya que estos hábitos aumentan significativamente el riesgo de ACV, habremos contribuido muchísimo en la prevención”.

Pedro Lylyk, Presidente de la Fundación Argentina Contra el Ataque Cerebral.

Una radiografía fascinante revela el cerebro iluminado en rojo, sumergiéndonos en las profundidades de la neurociencia y la medicina. Una ventana al misterio de la mente y la salud mental. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Cuáles son los tipos de ACV

  • ACV isquémico: este tipo constituye la forma más común de ACV. Ocurre cuando se bloquea una arteria cerebral, impidiendo el flujo sanguíneo hacia una parte del cerebro, el cual provoca que la región afectada sufra de falta de oxígeno, causando daño en las células cerebrales. La obstrucción arterial puede ser el resultado de un trombo formado en el sitio (local), un coágulo proveniente de otra parte del cuerpo que se desplaza y se asienta en el cerebro (remoto), o por patologías asociadas a la vasculatura cerebral. Las células en la región afectada comienzan a morir en minutos.
  • ACV hemorrágico: se caracteriza por la ruptura de una arteria cerebral, lo que lleva a una hemorragia que daña o presiona el tejido cerebral. La hemorragia puede ser intracerebral, afectando directamente al tejido cerebral, o puede ocurrir en la superficie cerebral, dentro del espacio subdural o subaracnoideo. Cuando es intracerebral, la causa más común es la hipertensión y, en ocasiones menos frecuentes, las anomalías vasculares. En los casos donde la hemorragia sucede en el espacio subdural o subaracnoideo, las causas principales suelen ser el trauma craneal o un aneurisma arterial.

Más del 90% de los casos de ACV se pueden prevenir: la importancia de adopción de estilos de vida saludables y la atención médica oportuna. (Imagen ilustrativa Infobae)

Impulsado por Fundación INECO, la sigla “HaBraSo” advierte los signos que permiten una identificación precoz del ACV, a través de tres sílabas que permiten detectar si una persona lo está sufriendo:

– HA: Habla. Pedir a la persona que repita una frase y asegurarse de que pueda hacerlo de forma correcta, prestando atención a la comprensión y la expresión del paciente.

– BRA: Brazos. Pedir que levante los brazos (como si sostuviera una bandeja) con ambos brazos y comprobar que pueda mantenerlos arriba sin que uno de los dos caiga.

– SO: Sonrisa. Pedir que sonría y revisar que no tenga asimetrías.

Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas, es necesario que se traslade a la persona inmediatamente a la guardia médica más cercanaSi se detecta un ACV a tiempo se pueden disminuir las secuelas, la discapacidad y salvar vidas.

Las cifras globales del ACV resaltan su impacto: 14 millones afectados, 5 millones de muertes y 5 millones con discapacidad permanente cada año, según informes de la Organización Mundial de la Salud.Las cifras globales del ACV resaltan su impacto: 14 millones afectados, 5 millones de muertes y 5 millones con discapacidad permanente cada año, según informes de la Organización Mundial de la Salud.

En tanto, desde la Federación Argentina de Cardiología (FAC) impulsaron el acrónimo R.A.P.I.D.O., mediante la cual se advierten los primeros síntomas cuando se manifiesta el ACV, que son parálisis, debilidad, problemas del lenguaje y de vista. Los especialistas piden que los pacientes y familiares actúen inmediatamente al detectar uno o más de los síntomas que forman el acrónimo.

  • R: Rostro caído
  • A: Alteración en el equilibrio
  • P: Pérdida de fuerza de brazo y/o pierna
  • I: Impedimento visual repentino
  • D: Dificultad para hablar
  • O: Obtener asistencia médica

La realidad del ACV en el país: con una tasa alarmante de 120.000 casos anuales y 40.000 fallecimientos, Argentina busca intensificar esfuerzos en la detección temprana y prevención de esta condición devastadora. (Imagen Ilustrativa Infobae)

10 recomendaciones para evitar el ACV

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) confeccionaron un listado de recomendaciones para prevenir el ataque cerebral:

1 – Estilo de vida y dieta saludable: muchos accidentes cerebrovasculares pueden prevenirse mediante cambios saludables para el estilo de vida (como abandonar el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol y la adicción a estupefacientes). Mantener una dieta balanceada y consumir porciones abundantes de frutas y verduras frescas. Comer alimentos con bajo contenido de grasas y con alto contenido de fibra puede ayudar a prevenir el colesterol alto. Limitar la sal (sodio) en la alimentación también puede reducir la presión arterial. El colesterol alto y la presión arterial alta aumentan sus probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular.

Controlar el colesterol y la presión arterial: pasos esenciales para minimizar las posibilidades de sufrir un ACV, con análisis anuales y medicación de ser necesario. (Imagen Ilustrativa Infobae)

2 – Mantener un peso saludable: tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular. Para determinar si su peso está en un rango saludable, los médicos suelen calcular el índice de masa corporal (IMC). Si conoce su peso y su estatura, puede calcular su IMC en el sitio web de los CDC Evaluación del peso. A veces, los médicos también usan la medición de la cintura y la cadera para medir el exceso de grasa corporal.

3 – Actividad física con regularidad: se recomienda 2 horas y 30 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada, como caminar a paso rápido, todas las semanas. Los niños deben hacer 1 hora de actividad física al día.

4 – No fumar: el consumo de cigarrillos aumenta enormemente las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular. Si no fuma, no empiece a hacerlo. Si fuma, dejar de fumar disminuirá su riesgo de accidente cerebrovascular.

La actividad física: un pilar en la lucha contra el ACV, recomendando 2 horas y 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado cada semana. (Imagen ilustrativa Infobae)

5 – Evitar el consumo excesivo de alcohol: ya que puede aumentar la presión arterial. Los CDC recomiendan que los hombres no tomen más de dos bebidas por día, y las mujeres, no más de una por día.

6 – Chequeos regulares de salud: consultar al médico para realizarse los estudios preventivos de rutina. Si tiene enfermedad cardíaca, colesterol alto, presión arterial alta o diabetes, puede tomar medidas para reducir su riesgo de accidente cerebrovascular.

7 – Controlar el colesterol: debe realizarse un análisis de los niveles de colesterol anualmente. Si tiene colesterol alto, hay medicamentos y cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a reducir su riesgo de accidente cerebrovascular.

El tabaquismo figura como uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de un ACV, subrayando la importancia de abandonar este hábito para disminuir significativamente las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular y mejorar la salud general (Imagen ilustrativa Infobae)

8 – Controlar la presión arterial: la hipertensión por lo general no causa síntomas, así que asegúrese de controlar su presión periódicamente. Puede controlar su presión arterial en su casa, en el consultorio de un médico o en una farmacia.

9 – Controlar la diabetes: controle sus niveles de azúcar en sangre periódicamente. Si sus niveles son altos, su médico puede recomendarle determinados cambios en el estilo de vida, como hacer más actividad física o elegir alimentos más saludables. Esas acciones ayudarán a mantener el azúcar en sangre bien controlada y a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular.

10 – Siga su tratamiento si es enfermo cardíaco: si tiene determinadas afecciones cardiovasculares, como arteriopatía coronaria o fibrilación auricular (latidos irregulares), su médico puede recomendarle un tratamiento específico o una cirugía. Atender los problemas coronarios puede ayudar a prevenir el accidente cerebrovascular.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *